jueves, 5 de septiembre de 2013

Premio Proyecto "Brota" en fundación Hampatu.


Venidero  & Ulterior
Este nombre que recibe la obra se articula en dos partes, tomando como punto en común y nexo entre ambos,  el futuro y lo imaginario:

Autos Orgánicos (serie de tintas y pigmentos orgánicos s/papel ecologico):
Desde muy chico, le expresaba a mi mamá una preocupación muy profunda. Cuando un día escuché sobre la contaminación que el combustible de los autos ejercía sobre el planeta y, sobre todo, los problemas que traerían en el futuro. Al transformarse en un tema recurrente, mi madre me contó la historia de que más adelante se inventarían los autos no contaminantes con toda clase de adminículos orgánicos… 
Este fue el disparador del que se desprende esta serie fundada en la idea de que en un futuro existan automóviles con sistemas biológicos, que en lugar de quemar combustible y liberar contaminación, expulsen oxígeno, consumiendo el smog. Una propuesta y alternativa imaginaria que permita al hombre incorporar la naturaleza a su modo de vida. En esa prematura época de mi niñez, imaginaba dichos rodados con partes animales y vegetales que se encargaban del manteamiento y sustentabilidad como ocurre en los ecosistemas. Con diseños exóticos, recargados y  excéntricos pero siempre con una fuerte relación con la historia natural.

El museo de la contaminación (maqueta):
Es un espacio que propone un futuro donde la contaminación sólo se encuentre en los museos y retorne el valor por la naturaleza, la ecología, la sustentabilidad y el respeto por la vida salvaje. Como la serie  “autos orgánicos”  este museo explora desde una creatividad artística la temática que manifiesta Proyecto Brota. ¿Cuántas veces la imaginación, la ciencia ficción y el mundo de las ideas se adelanto a la realidad? Un ejemplo claro es el célebre Julio Verne.                                                                                   La función de este museo imaginario es exponer y comunicar la historia de la contaminación, como el hombre la produjo y como terminó con ella. Los museos exhiben colecciones, es decir, conjuntos de objetos e información que reflejan algún aspecto de la existencia humana o su entorno. La respuesta imaginaria que propongo ante tal flagelo, es la invención de los sistemas biológico–mecánicos de los autos orgánicos que consumirían la polución y la usarían como combustible para la purificación. Articulando las dos partes de la obra presentada, es decir el políptico y la maqueta. Finalmente mostrare también un folleto de este museo, montado alado de la maqueta. El cual termina de cerrar la obra, explicando las principales atracciones del museo ej:
“el ultimo reactor nuclear de la tierra”, “ como los sistemas biológicos-mecánicos degradan la polución en elementos limpios o ecológicos”, “un diorama de una vaca produciendo metano, evidenciando como el ganado era maltratado y contaminaba fehacientemente”,” el último ejemplar de agua contaminada”,” otro diorama de las larvas que degradan basura”, etc.











































No hay comentarios:

Publicar un comentario